Una “botella” que bien vale un trago

JOSE ANGEL ALVAREZ CRUZ

Mercados agropecuarios

Mercados agropecuarios

Como habitualmente hago, cada día alrededor de las siete de la mañana, dejé a mi hija en la escuela este martes. Una de las madres que allí estaba me pidió una “botella” (aventón) y luego completamos los asientos con dos personas más que se montaron en el punto de embarque de los “Amarillos” (Inspectores de Transporte).

Hasta ahí la historia es plana y nada alejada de la rutina común, pero la cosa comenzó a animarse con una conversación acerca de la carestía de la vida  y lo difícil que se hacía salir a flote con el salario que devengamos mensualmente.

De ese tema aunque sobran los comentarios, siempre estamos dispuestos a agregar más e incluso hablar de soluciones si nos dejaran conducir ese ministerio, o fuéramos asesores de la política financiera en este país.

Para la madre de la compañera de mi hija, por ejemplo, la solución DSCN0017pasaba por pagar en Pesos Convertibles, moneda revalorizada 24 veces superior a la que el Estado usa para pagar a sus trabajadores, mientras que el dúo del asiento trasero se conformaba con un aumento en el monto del pago y la rebaja de los precios.

“A ver periodista, usted qué cree, que está bien informado, solucionaremos esto algún día, porque llevamos tiempo en el mismo lugar”, me sorprendió así de repente la pregunta que no quería responder en ese instante, porque apenas me quedaban cinco minutos de carretera.

Imagínense ustedes cómo tratar de explicar en ese breve tiempo un problema neurálgico que tal vez sea la mayor preocupación del trabajador cubano común.

DSCN0618Bueno les hablé de la necesidad de incrementar la producción, la productividad, ahorrar, hacer más con menos y todo eso que ya sabemos y que aunque es cierto, cuesta mucho trabajo hacer que la gente lo entienda.

“Todo eso está muy bueno periodista, pero yo necesito vestir, calzar y comer, y usted no se imagina cuánto me cuesta lograr de vez en cuando las tres cosas”.

Ahí vuelvo yo con mi llamado a la paciencia, a la espera, se trabaja “sin prisa pero sin pausa” les digo, las cosas cambiarán más temprano que tarde, las medidas están dando resultado, pero no pueden advertirlo tan a corto plazo. La suerte es que cuando volvían otra vez sobre mí se les acabó la “botella”.

La conversación quedó inconclusa, pero la madre del aventón me juró que me buscaría en la escuela para terminarla, ya estoy pensando en cambiar mi rutina y dejar que su abuela le lleve, en fin, es lo que ella siempre ha querido.

No es que no sobren argumentos para mostrar a muchos de que esto del salario debe ser transitorio, que se resolverá y el país dará una respuesta adecuada cuando el momento sea propicio, lo difícil es explicarlo de manera convincente sin que alguien te recuerde que mientras llega ese momento “la cosa sigue difícil”.

De esta sencilla manera una “botella” me mantuvo sereno y expectante unos eternos 15 minutos, pero al llegar al trabajo me puse a escribir sobre el tema seguro de que así, de casualidad, bien vale la pena un buen trago.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en De la economía de los cubanos y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Una “botella” que bien vale un trago

  1. Daphne Garcia dijo:

    Este es día a día en nuestro país, son muchos los factores que contribuyen a esta cotidianidad realista, pero es una circunstancia que muchos cubanos culpan al entorno en que están, también hay que pensar que cada quien defiende su parte, pero también debemos pensar todos como una sociedad unida y ver que en todo el mundo hay una crisis económica que empeora día a día, la misma no es culpa nuestra ni la inventamos nosotros, pero es algo real que debemos afrontar logrando producir mas o con mayor eficiencia y no permitiendo la especulación de muchas cosas que tal vez sino existieran podríamos tener mejor calidad de vida.

  2. Rider Limonta Borrero dijo:

    Es cierto que somos partícipes a la hora de añadirnos los cargos económicos y financieros para darle solución desde nuestras posiciones, pero en verdad la solución es una y expresada en miles de instancias, pero para nada nos hacemos la conciencia de que las cifras no suben solas ni la productividad se mide con palabras, es la necesidad de un trabajo conciente y dirigido hacia metas de conjunto la solución es nuestra y los cambios llegarán…

  3. Oh que bien por qué no siguen publicando cosas como estas que son de nuestras realidades, de esas que los medio silencian, hablemos sin reparos que estoy con ustedes. Ojalá esto se convierta en lo que ustedes dicen para hablar claro de una vez y acabar con tanto bla bla bla. Voy a ustedes

  4. Antoniomaceo dijo:

    buenísimo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s