Luces y sombras de una noche peculiar

Olga Thaureaux Puertas

Un buen helado para refrescar

Un buen helado para refrescar

Las Noches Santiagueras, al parecer, llegaron para quedarse. Una nueva manera de esparcimiento y disfrute en familia, surgió en Santiago de Cuba, con muchos admiradores y también detractores.

Comenzó primero en Garzón, y ahora de forma rotativa en Martí y Trocha,  los fines de semana con opciones variadas de gastronomía, tanto de  particulares como de estatales, venta de productos de artesanía, bisutería, flores, dulces y opciones culturales para los niños y adultos, como desfiles de modas, actividad teatral y música del recuerdo, por solo citar algunos ejemplos.

El olor invita

El olor invita

Ah no olvidar el buen macho (puerco) asándose en la púa al más puro estilo de los orientales.

En algunos momentos como para no perder la costumbre, cambiamos las esencias a veces se nos va la mano y en vez de gozar con las propuestas culturales nos dedicamos a comer y degustar la buena cena criolla. En fin a un lado la cultura, que lo que hay es que llenarse.

Creatividad y buen gusto...

Creatividad y buen gusto…

No obstante, las Noches han sido bien recibidas por la mayoría de los santiagueros, como también es cierto que muchos solo vamos, calle arriba y calle abajo, apreciando las ofertas, admirando la ornamentación, comprando una que otra fiambre,  pero no siempre podemos consumir, pues  los precios son elevados si los comparamos con el salario medio de los santiagueros.

Pero aún así, solo el hecho de vestirse diferente a como todos los días, la oportunidad de compartir en familia una tarde o noche, nos ayuda a cambiar la rutina de la semana y alimentar la espiritualidad.

Tal vez los  vecinos de las áreas donde se hacen las Noches Santiagueras no estén de acuerdo conmigo y sé que para muchos es algo perturbador de la tranquilidad hogareña.

No podemos ocultar que algunos de los asistentes, después de tomarse sus tragos olvidan los buenos modales, y hasta  convierten los portales o rincones en urinarios públicos; o tal vez los recíbeles de la música no sean los permisibles al oído humano.

Aún así, todas estas cuestiones son perfectamente solucionables con creatividad y deseos de hacer de los patrocinadores, y un buen comportamiento de la población.

Las Noches Santiagueras deben ser siempre un lugar y un momento de recreación y cultura, orgullo de esta tierra.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Luces y sombras de una noche peculiar

  1. Alberto Rodríguez dijo:

    Las Noches Santiagueras son una opción de esparcimiento muy necesario para los habitantes de esta aguerrida ciudad. Considero que los organizadores deben continuar buscando alternativas y que el centro de esta gran feria popular no sea solo la comida y la bebida. Debe explorarse con nuevos elementos que instruyan y eleven la cultura general de santiaguero.

  2. Antoniomaceo dijo:

    Vale la pena,que todos defendamos la idea de las noches Santiagueras, es un magnifico espacio para compartir en familia, y con amigos.

  3. Daphne Garcia dijo:

    Las noches santiagueras se han vuelto tradición en nuestro Santiago …
    Noches llenas de idiosincrasia santiaguera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s