“Lo real maravilloso” santiaguero

Aída Quintero Dip

Santiago de Cuba. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.No fue difícil provocarlo a revelar aspectos de un tópico apasionante en el que hace gala de perseverancia, cristalizada en una vigorosa obra de 12 libros publicados, en algunos de los cuales enfatiza en los rasgos que definen al santiaguero: un  hombre a quien la geografía, el clima y la historia regional han delineado una identidad que desde el siglo pasado se destaca con contornos muy firmes dentro del contexto de la cultura cubana.Rafael Duharte Jiménez, investigador y cronista de la ciudad, me animó a descubrir el misterio y a enfrentar el desafío,
dada su disposición de hurgar respecto a un asunto del que se confiesa en deuda, en el sentido de que el hombre o la mujer común tal vez no se percata de que es fruto de esa mezcla y circunstancia, de interés más bien de investigadores.
Santuario del Cobre.  Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.“La peculiar geografía local ha influido sobre el santiaguero, pues la
extraña circulación del mar y la montaña ha determinado ciertas
especificidades en un hombre acostumbrado a caminar  por calles
empinadas que terminan en montañas cubiertas de verde vegetación o en el mar Caribe; que cuando el verano se torna irresistible, se va a los balnearios de la bahía o a las playas a sumergirse en el mar”.
Duharte Jiménez argumenta su criterio explicando que el hecho de que Santiago de Cuba, con casi 500 años de fundada, se formara entre mar y montañas la dotan de una extraña combinación y a la vez de un encanto muy especial, influyendo en la idiosincrasia de sus pobladores.
Santiago de Cuba.  Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.Otro elemento que definitivamente ha marcado la identidad del santiaguero es el carácter sísmico de la región. La inestabilidad del suelo quizás ponga un cierto tono de inseguridad en personas que han sentido los quejidos que brotan  de la Fosa de Batler y nunca se han acostumbrado a ver temblar sus viviendas.
“La sociedad santiaguera ha vivido siempre atrapada entre la libertad que le ofrece el mar y la inmovilidad a que la condenan las montañas; entre el miedo a los terremotos, a los ciclones y el calor. De suerte, que cada año, en julio, cuando Santiago de Cuba parece que va a estallar, rompe el carnaval, que exorciza los demonios locales, y luego retorna la armonía a la ciudad.
“El  ‘ajiaco santiaguero’ siguió las pautas generales que el
etnólogo, antropólogo, jurista y periodista Fernando Ortiz Fernández
observó para toda la cultura cubana, pero aquí incluyó ingredientes
específicos que lo distinguen.
Santiago de Cuba. Foto: Ladyrene Peréz/Cubadebate.”Las culturas indígenas asentadas en esta región de Cuba durante miles de años antes del arribo de Diego Velázquez, dejaron su impronta en la toponimia, la dieta, la música y las creencias religiosas locales; hasta la Virgen de la Caridad de El Cobre pudo tener su primera versión aborigen antes de españolizarse y finalmente amulatarse. El Caney, reserva indígena desde principios del siglo XVII, mantuvo un intenso intercambio cultural con Santiago durante más de 200 años, que aún está por estudiarse”.
Asevera el investigador que el peso de la cultura indígena es más alto en Santiago de Cuba y en general en el oriente que lo que puede apreciarse en el occidente,  confirmado con más de 130 sitios arqueológicos y asentamientos.
Santiago de Cuba. Foto: Ladyrene Peréz/Cubadeabte“El  ‘ajiaco santiaguero’ absorbió el legado extraordinariamente rico de las culturas ibéricas. El núcleo hispano fundacional sentó las bases de una ciudad española  que en cuanto pudo se deshizo de las tablas de palma, el guano y el casabe; una ciudad  abierta al mestizaje, pero con una clara voluntad, demostrada, de no africanizarse ni afrancesarse. La naturaleza hispana de Santiago solo cedió ante el empuje de lo criollo”, destaca Duharte Jiménez.
“Cuando la ciudad recibió en las primeras décadas del siglo XX una
gran oleada de inmigrantes hispanos, los acogió con hospitalidad. La herencia de Santiago es irreversible y apenas si hay alguna zona de su patrimonio material y espiritual donde no esté esa huella.
Catedral de Santiago de Cuba. Foto: Ladyrene Peréz/Cubadebate.“África, por otra parte, hizo un aporte definitivo, desde Juan
Cortés, el negro esclavo de Hernán Cortés, que posiblemente haya
participado en la fundación de la villa, hasta los miles de africanos
que introdujeron los dueños de hatos, corrales y trapiches; los
concesionarios de la mina de cobre de Santiago del Prado y los dueños de las plantaciones de café y azúcar. Este diálogo entre África y Santiago durante aproximadamente 358 años, explica la existencia en la ciudad de una significativa población negra y mulata, así como el aliento africano de su folclor, el carnaval y las religiones populares”.
Valdría la pena saber qué es lo específico de la  contribución de esa
área geográfica a la identidad cultural santiaguera, y el profesor
acota: “Algunos estudios sobre las etnias africanas introducidas en la localidad  muestran un porcentaje significativo de los esclavos
traídos para laborar en el café, el azúcar y el cobre, que pertenecían
a la familia bantú, y dentro de esta a los congos, negros que tuvieron fama en el Caribe colonial por ser muy alegres y joviales. De suerte que quizás del congo  nos llegó un poco de la alegría de vivir que caracteriza al santiaguero, de lo proclive que es a hacer de la existencia una fiesta”.
¿Influyeron los franceses en la personalidad del santiaguero? “Si
hubiesen  arribado cien años antes o cien años después, no podrían
haber tenido una señal tan profunda en la comunidad; penetraron
precisamente en el momento en que estaba en proceso de cristalización la identidad local, lo cual hace probable que exista alguna nota francesa en la sinfonía santiaguera.
Otras circunstancias específicas de la historia pudieran haber
influido en la concreción de ciertos rasgos como las glorias de la
familia Maceo-Grajales o la célebre invasión a occidente. Ese
sentimiento alcanzaría su expresión política con las guerras contra el colonialismo español, de las cuales Santiago de Cuba fue un decisivo escenario y los santiagueros actores protagónicos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a “Lo real maravilloso” santiaguero

  1. Rey dijo:

    Quisiera poder ver si todo es así, ustedes escriben muy lindo ojalá sus ciudad esté a esa altura

  2. Henry Leal dijo:

    Real y Maravilloso así es Santiago

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s