Pequeño gesto humano que hace grande un lugar

JOSE ANGEL ALVAREZ CRUZ

mercadoYo creo que se puede armar una historia de cualquier suceso aunque en principio no parezca muy notorio, incluso puede salir del rincón menos esperado en cualquier sitio del mundo, solo que yo vivo en Santiago de Cuba y conozco bastante poco de otros lugares, así que me toca contar de aquí.
Hace solo unos minutos, estuve por el mercado agropecuario de la Plaza de la Revolución buscando unas ensaladas y viandas para reforzar la dieta del fin de semana, algo encontré de lo que prefiero, pero mientras compraba fui testigo de una de esas cosas que diferencia a los humanos de los animales.
imagesUna señora de la cola adquirió una libra de tomates,  según ella para acompañar un arroz congrís, que asegura compone deliciosamente, y un pollito criollo de su patio, y conversadora como buena santiaguera agregó que hubiera preferido más vegetales para hacer mixta la ensalada.
¿Por qué no lo hace, si hay prácticamente de todo?, preguntó el comerciante, “hay mijito, el dinero está difícil ya me queda solo para regresar a casa”, contestó ella ya de salida y agitando un adiós con sus manos.
Entonces llegó el “espere” delante de todos y el vendedor con un pepino grande en la mano la hizo retroceder, “cómalo a mi salud le dijo con rostro alegre” ante la actitud tímida de la abuelita que de seguro tendrá un tremendo banquete.
frutasSe trata pues de que la actitud fue secundada por algunos que ya habían adquirido productos, vi a una adolescente regalarle remolachas y un pedazo de col, mientras un señor también avanzado en edad colocaba un par de ajíes bien verdes en su jaba.
Yo hubiera querido ser parte de ese divino gesto pero aún tenía unas tres personas delante de mi en la cola, no obstante me alegré hasta sentir orgullo por tan linda muestra, combinada con el “no no no por favor ya está bien” de esta dulce anciana agradablemente  sorprendida.
No dudo que esto suceda en cualquier parte de esta linda Isla repleta aunque mucho no lo quieran ver, de valores de esta índole, pero tuve la suerte de que sucediera delante de mí aquí en Santiago y por eso lo cuento, porque de pequeños detalles se hace
una obra grande como la que aspiramos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Pequeño gesto humano que hace grande un lugar

  1. Layla dijo:

    Nunca debemos perder de vista esos valores humanos que la patria nos enseñó

  2. julia puertas dijo:

    Grandioso ese es mi Santiago y esa nuestra gente servidora aun quedan grandes corazones capaces de marcar una gran diferencia que bendicion para esa senora.

  3. Evita dijo:

    Tu prosa me cautiva, es como si sintieras todo lo que escribes, no se si me entiendes. Santiago pa lante

  4. Yoandra dijo:

    Gracias Jose por mostrarno de qué somos capaces, sigue contándonos de Santiago por favor eres el mío

  5. olga dijo:

    Jose, es realmente una historia muy linda, que reconfortante es ser testigo de actitudes como estas y además saber que se multiplican los valores humanos.

  6. Alberto Rodríguez dijo:

    Para los que dicen que los valores no existen, este es un buen ejemplo de solidaridad. Santiago sigue siendo Santiago

  7. angela dijo:

    Hoy comenzó temprano el trabajo

  8. lolo dijo:

    Cuando leo cosas así recuerdo que Santiago es Santiago

  9. laura dijo:

    Si jose precisamente de cualquier lugar sale una historia, pero contarla así es la cualidad. Me alegra que los santiagueros ratifiquen su solidaridad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s