Santiago es irrepetible

RAFAEL CARELA RAMOS

Plaza de Marte

Plaza de Marte

Cuando recorro la parte más céntrica del centro de la ciudad de Santiago de Cuba, no puedo más que pensar en el esfuerzo titánico que ha tenido que hacer su pueblo para, como Ave Fénix,  ir levantándose de los escombros en que el huracán “Sandy” convirtió muchas de las viviendas de esta añeja, pero renovada ciudad.
Han pasado siete meses del paso del fenómeno meteorológico, aquel 25 de octubre del 2012,  que sobrecogió a los santiagueros y los llenó de incertidumbre entonces, y todavía recuerdo el aullido  amenazador del viento, el estruendo de los zinc al caer, después de erráticos vuelos,  desprendidos de cubiertas de los techos.
La madrugada se me reveló con la visión de estructuras desnudas, paredes regadas por las aceras y calles; árboles enseñando sus raíces que no pudieron resistir el embate de un caprichoso  ciclón que le dio por pasar exactamente por una ciudad  que está a punto de cumplir 500 años, destruyendo esfuerzos  y  sueños.
No es posible olvidar tampoco, cómo en medio de una visión apocalíptica, la población, todavía anonadada y sorprendida por el  golpe recibido, comenzó a trabajar en el escombreo y  la limpieza de  sus viviendas, aceras y calles de su comunidad; a proteger sus bienes de los que gustan de lo ajeno, aun en medio de esa situación, y ordenar su pensamiento para organizar su vida en lo adelante.
Todo eso ha quedado como un mal recuerdo en la mente de viejos y jóvenes, mujeres y  niños, que sin olvidar, hoy están de nuevo derramando sudor en el trabajo, estudiando en las escuelas, prestando servicios tan importantes como el de la salud; construyendo.
Veo cómo algunos vecinos van cambiando poco a poco las cubiertas de sus casas, aunque esto es un  problema que requiere tiempo para  reparar  todo lo  que destruyó el ciclón, a todo el mundo, y obviamente, no siempre la paciencia  acompaña al corazón.
Cuando, pese a todo veo cómo lo viejo se va transformando y lo nuevo va surgiendo en esta ciudad de luz, cantos, bailes, ron, cultura y trabajo, no puedo menos que decir, “es verdad que Santiago de Cuba es irrepetible”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s