No es perder, sino…

 JOSÉ E. SOTO DE LEÓN

matanzas 5Quienes se entregaron a los brazos de Morfeus, antes de la octava entrada, “confiados” de que iban a tener un amanecer feliz y radiante, resultaron víctimas del asombro, cuando se enteraron, que finalmente Matanzas se impuso a Sancti Spíritus, 10 carreras por cinco.

Nada, que así es este deporte de impredecible, de ahí su grandeza. No por gusto está lleno de frases, algunas contradictorias, como de que la pelota es redonda y viene en caja cuadrada; recurrente, estos se acaba, cuando se acaba; combinación de la gramática con la aritmética, no hay nada escrito hasta el out 27… y muchas más que acrecientan esta disciplina.

matanzas 8El ejemplo más fehaciente de lo antes expuesto resultó la espectacular victoria de los cocodrilos yumurinos y la dramática derrota de los gallos espirituanos, quienes llegaron a cantar, pero mucho antes del amanecer. De modo que se quedaron con los deseos de anunciar la salida del astro rey.

Pretender relatar lo ocurrido en el estadio José Antonio Huelga, el pasado sábado, es como ir a buscar una noticia en el periódico de la semana pasada.

Pero una reseña nunca está demás. Qué estuvimos en presencia de un choque lineal, que llegó a la parte baja del octavo con una ventaja de 5 x 0 a favor de los locales, gracias al bateo oportuno y  el estupendo pitcheo del joven Norge Luis Ruiz, el que mantuvo en un puño a la batería contraria, al extremo de vestir de luto y originar un silencio sepulcral al banco de los representantes de la Atenas de Cuba.

matanzas 6Que es verdad que los del Yayabo estaban festejando el triunfo y quisieron saborear el dulce, antes de comenzar la fiesta, tampoco se puede negar.

Si nos preguntarán las causas del fracaso espirituano diríamos que están localizadas en la decisión apresurada del mentor Yovani Aragón de sacar del montículo al refuerzo holguinero Yaisel Sierra y no transferir intencionalmente al receptor Lázaro Herrera para lanzarle al debutante Víctor Víctor.

Lo cierto es que el pitcheo de relevo de la nave espirituana se fue a pique, como el Titanic, en un abrir y cerrar de ojos, después de estar navegando tranquilamente, y que en virtud de esta hecatombe Matanzas estará en la final, contra viento y marea, por el título de la pelota cubana, por primera vez en la historia de estas lides con este nombre y después de 22 años de conquistar un cetro, en 1991, bajo la tutela de Gerardo Sile Junco, con Henequeneros, frente a santiago de Cuba.

La novena matancera tendrá de oponente al impetuoso Villa Clara, un  equipo que hace 17 años no acaricia un trofeo. Esta confrontación de hecho ha suscitado tremenda expectación y expectativas por las razones conocidas.

Como era de esperar en un juego de pelota, en el cual intervenga Víctor Mesa, el show no puede estar ausente. Sin dejar de reconocer de que por las venas corre sangre y que hay nervios en los músculos, el mentor de los cocodrilos volvió a ir más allá de los límites permisibles al no poder contener sus impulsos.

Resultado, que fue expulsado por el árbitro César Valdés con toda energía. Una vez más, Víctor se olvidó que es el director del equipo de Matanzas y designado por cuatro años del Cuba.

Por su incorrecto proceder no podrá salir al terreno el próximo martes cuando se inicie la gran final.

Por último acotar que si el conjunto de Sancti Spíritus tenía una deuda inmensa con su afición, luego de esta debacle, dicha deuda parece ser eterna, ya que en la vida, no es perder, sino como se pierde.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a No es perder, sino…

  1. geordan dijo:

    Ahora veremos si Victor Mesa es capaz de ganarle su antiguo equipo y provincia, a Norge Luis Ruiz le pasó igual que a Noelvis Entenza, buneos lanzadores pero sus compañeros de equipo no supieron respaldar su trabajo. es una lástima que equipos como estos sean eliminados por algo así.

  2. Aídacelia dijo:

    De ese juego solo quiero recordar la formidable actuación del pitcher Norge Luis Ruiz, ofreció una buena clase desde el montículo, lástima que sus colegas de equipo no pudieron preservar la victoria que tenían en las manos. Por cierto, tiene un nombre muy familiar y querido para los aficionados santiagueros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s