La cojonuda estirpe de una venganza

JOSE ANGEL ALVAREZ CRUZ

Intercambio entre Pestano y Victor.  Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.La vida es así y aunque no siempre se cumple muchas veces da la oportunidad al humillado de redimirse, de mostrar su estirpe, su razón y otros atributos que por fuerza mayor y reglas de este blog no puedo publicar aquí.

Estoy hablando de pelota como casi todos hoy, no del triunfo de Villa Clara 18 años después de lucir su última cortina de festejos, sino de uno de los artífices de la indudable espectacularidad del triunfo de los naranjas.

Ariel Pestano, con el trasfondo de su batalla contra las injusticias que lo dejaron fuera del Clásico Mundial, con la cobertura mediática de sus encontronazos con Víctor Mesa a cuestas, y con unas ganas inconmensurables de desquitarse de alguna manera la “humillación” a la que fue sometida.

El partido decisivo de ayer transcurrió hasta el sexto episodio sin penas ni glorias para el mejor receptor de la Isla, su acostumbrada maestría detrás del home ya imperceptible a los ojos de quienes lo ven a diario no levantó ninguna conmoción.

Pero llegó por azar esa oportunidad inaudita que le toca a los grandes para redimirse y el eco de lo sucedido ya trasciende fronteras, aúpa cariño y es lo más comentado en las redes sociales y la prensa nacional.

Pestano con la casa llena le sacó la mizuno por el jardín izquierdo al diestro Maikel Martínez y sacudió el Augusto César Sandino que explotó a gritos, definiendo así prácticamente la corona de la serie nacional.

Casi dos minutos tardó en dar la vuelta al cuadro por sus festejos y los claros gestos que realizó frente al banco de los matanceros en clara alusión al mentor de los cocodrilos. Fue un clásico “yo soy el mejor y esta es mi venganza”.

No conozco las interioridades del banquillo pero se desde mi lejano Santiago que Pestano se da por bien servido, porque su cojonuda estirpe flotaba en el aire mientras la suerte acomodaba para él una oportunidad casi escrita en letras de molde.

A mi juicio Víctor se preparó para evitar este momento, pero ante el talento y la verdad, sucumbió como lo hacen todos, siempre es igual.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a La cojonuda estirpe de una venganza

  1. Creo que esta crónica retrata con incomparable acierto una realidad que va más allá del terreno de pelota, porque muchas veces ocurre en cualquier ámbito de la cotidianidad. Venganza o no, la vida le dio una respuesta olímpica al engreído y desmedido director de Matanzas, equipo al que admiro por su entrega al béisbol.

  2. Aídacelia dijo:

    Admiro a pelotero de tan corajuda estirpe como Pestano, que grande al fin dio el mejor jonrón de su vida para decidir un juego también crucial en su vida.

  3. mabel dijo:

    La suerte favorece al talento y la verdad

  4. lolo dijo:

    Arriba Pestano bien arriba

  5. Morgan dijo:

    Así es la verdad y el talento siempre triunfan y víctor como siempre cree que gana y siempre pierde

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s