Santiago huele a 26

Aída Quintero Dip

_DSC4287Llegó julio, y en Santiago de Cuba todo huele a 26,  todo hace recordar el asalto al cuartel Moncada. Los santiagueros, testigos genuinos de la epopeya de 1953 tienen un ajetreo inusual, se afanan por cumplir cada compromiso, se percibe en el paso apresurado, en la alegría  de sus rostros, a sabienda de que el 26 de Julio ya está a la vuelta de la esquina y hay que entregarle la  mejor ofrenda.

Las metas para celebrar la fecha patria es tan grande como el propio hecho histórico; son más de 300 las obras que se ejecutan para saludar la gesta y homenajear a sus héroes y mártires, el más digno tributo que puede hacerse para influir en la elevación del  nivel y calidad de vida del pueblo.

_DSC4305A solo 23 días de conmemorar el aniversario 60 de la hombrada heroica, los hombres y mujeres de la indómita tierra responden a la convocatoria hecha para incrementar  la laboriosidad, en aras de multiplicar los resultados en bien del desarrollo y de la vida en la sociedad.

Cada habitante de la urbe está presto a ocupar su puesto en la trinchera de trabajo y de combate, en una ciudad distinguida por la generosa entrega de su gente y donde se respira con más fuerza el aire de grandeza del 26 de Julio.

DSC_0353Santiago de Cuba tiene atributos, tiene hidalguía; ahora está más optimista que nunca, construye, levanta, aglutina; está en 26 como siempre. Es la ciudad más hospitalaria y amistosa, rebelde y bravía, alegre y tradicional. Bastaría al visitante unos pocos minutos para comprender que, si no viene aquí, no conoce suficientemente a Cuba, y que se encuentra en el palpitante centro de una ciudad como pocas.

Es Santiago de Cuba a la que cantó el poeta Navarro Luna, no os asombréis de nada;  la que nunca fue la misma después del Moncada, pero ahora, a casi 60 años de la osadía de los jóvenes de la Generación del Centenario, tampoco es la misma; sus hijos e hijas renuevan cada amanecer de este terruño y lo hacen crecer para que su rebeldía, hospitalidad y heroicidad sean eternas.

DSC_0366“La casa es como un manantial perenne, de donde se sacan fuerzas diarias y nuevas, siempre frescas, y siempre poderosas, para la batalla de la vida”. Gracias José Martí por regalarnos esa hermosa definición que tanto se ajusta a lo vive hoy Santiago, donde Cuba tiene una casa grande que alcanza para abrazar y hospedar a todos sus compatriotas.

Una nueva luz nos concede este 26, es el otro centinela que le nació a la legendaria urbe desde su Plaza de la Revolución,  donde se emplazó una imagen gigante del Comandante de la Revolución Juan Almeida Bosque que, junto a Antonio Maceo,  hará más vigilado y más estoico a nuestro querido Santiago y a su pueblo, que se enaltece al tener a dos insignes patriotas cuidando sus sueños.

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Santiago huele a 26

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s