Mis horas con Fidel

JOSE ANGEL ALVAREZ CRUZ

fidel-1Nunca olvidaré el 13 de agosto de 2004, fue una fecha atiborrante para mí.  Estaba yo en La Habana porque supuestamente debía asistir a los Juegos Olímpicos de Atenas, como parte de la delegación de prensa, pero bueno al final fue un capitalino y yo me quedé a reportar desde aquí. Pero este no es el pollo del arroz con pollo, lo del viaje digo, poro sí lo fue la singular celebración del cumpleaños de Fidel, líder histórico de la Revolución, entonces presidente de los Consejos de Estado y de Ministros.

Negado siempre a festividades y celebraciones públicas en ocasiones como estas, el Comandante tuvo regalos inesperados aquel día y yo fui testigo presencial porque la suerte me obsequió ese momento que hoy les cuento.
Leonardo Pupo y yo fuimos los encargados por la Agencia de Información Nacional de dar cobertura a la visita de Fidel al Instituto de Meteorología, porque el día del cumpleaños, azotó la Habana el Huracán Mitchel.

Eran más de las dos de la madrugada, el Jefe estaba como nuevo y yo no daba más, desde allí orientaba al pueblo y las autoridades de la Defensa Civil, nosotros a pesar de los tenso de la situación, esperábamos por alguna frase referida a la efeméride, para que no pasara por alto.

Ya para entonces llegaban desde Atenas imágenes de actuaciones destacadas de los cubanos, pero una situación de vida o muerte tenía lugar en América Latina y el Comandante estaba muy pendiente, a pesar de las ocupaciones que exigía el momento.
Gracias a eso llegó lo que esperábamos, cuando algún atrevido le dijo a Fidel “Qué clase de regalo de cumpleaños”,  refiriéndose al huracán.

Mi principal regalo está por llegar, dijo el entonces presidente y cuando empezábamos a preguntarnos a que se refería, acotó: “ Mi mayor felicidad hoy sería que Chávez ganara por amplio margen  el referendo en Venezuela, que el pueblo le diera los votos que se merece”
Pensaba yo a aquella hora, cuán contrastante aquel día de tantas emociones y acontecimientos entrelazados para una pluma incipiente como la mía. Mientras, Leonardo y yo tratábamos de enderezar un palo periodístico.

Fidel habló del tema del referendo casi hasta el amanecer, Granma y Juventud Rebelde circularon tarde ese día, esperando la noticia que al final logramos colocar.
Hablamos del cumpleaños, o por lo menos del regalo, que no es lo mismo pero es igual.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Mis horas con Fidel

  1. lolo dijo:

    Fidel, Fidel, qué tiene Fidel que los americanos no pueden con él

  2. soe dijo:

    Qué clase de hombre es fidel, tal vez la mente más brillante nacida en el siglo XX

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s