Vivir sin Huevos

Eduardo Pinto Sánchez

35028-fotografia-mLa joven Mariam se agolpó entre los pasajeros de una camioneta hasta llegar a Micro 8, en el Distrito José Martí. Por su barrio, en el municipio de San Luis, le dijeron que en esta zona de la ciudad cabecera se estaban vendiendo huevos liberados y no lo pensó dos veces para llegar hasta allí.

A ella, como a otros muchos, no le alcanzó el tiempo o la cola para comprar lo que deseaba ante la escasez de uno de los productos esenciales en la dieta del santiaguero.

Más del 90 por ciento de las 505 unidades habilitadas en la provincia para este fin están desabastecidas, debido a que la producción, de acuerdo con las conciliaciones hechas con el distribuidor —la Empresa Avícola Santiago—, no garantizan lo planificado para un abastecimiento estable, explicó Emilio McIntoch Cabrera, director de Ventas de Mercancías del Grupo Empresarial de Comercio en Santigo de Cuba.

A pesar de que la entidad asegura tener identificadas las unidades donde hay escasez del surtido, para así ubicar el alimento de acuerdo con las prioridades que tienen definidas, lo cierto es que la inestabilidad en la distribución del producto provoca extensas colas en escasos puntos de la ciudad.

Explicó McIntoch que se adoptan medidas para evitar que las personas adquieran grandes cantidades de huevo para la venta a precios más elevados o negocios particulares.

Directivos de la Empresa Avícola Santiago reconocieron que la presente producción de la provincia no alcanza para satisfacer la demanda y la presencia en la red comercial, pero afirmaron que el énfasis está en garantizar la canasta básica normada.

En cuanto al huevo de 1,10 (como lo conoce la población) se priorizan puntos céntricos de las ciudades cabeceras y los Mercados Ideales, pero dura poco tiempo en el mostrador.

El atraso en la entrega del huevo normado ha provocado también que se dificulte la ejecución de lo planificado entre las empresas de la pesca, los cárnicos y la avícola para que el consumidor reciba, al menos una vez a la semana, un producto fresco.

Señaló McIntoch Cabrera que a pesar de esta situación puntual, se debe tener en cuenta que la demanda de la población ya es superior a la de años anteriores.

En cuanto a la distribución a organismos y unidades de la gastronomía y los servicios, afirmó que han existido irregularidades, pero no desabastecimiento, porque requieren menos cantidades del producto.

La culpa es del pienso

La razón principal de la baja producción fueron los efectos causados por un pienso de muy mala calidad y bajos niveles calóricos.También la llegada de un frente frío maximizó el daño a las gallinas ponedoras, precisó Mirtha Beltrán Abad, especialista principal de la Empresa Avícola Santiago.

Ya en enero no se cumplió lo pactado por una diferencia de un millón de huevos, lo que ante el escenario actual hace suponer que el plan de febrero, de diez millones, se incumpla, a pesar de la compra del surtido en otros territorios como Granma, Las Tunas y Holguín, que se concreta según lo programado.

«En el transcurso de esta semana pensamos que con los 342 000 huevos que vienen desde Granma podamos avanzar en la distribución normada en el distrito 3 de la ciudad cabecera; ya resarcimos el atraso en los poblados de El Caney y Boniato y nos quedan dos casillas en Siboney», precisó Martha Beltrán.

Lejos de los comentarios que circulan por las calles, el movimiento de rebaño de las gallinas ponedoras no es la causa en la desaceleración productiva. Aclaró la especialista que esta acción se hace según procedimientos preestablecidos y no afecta de manera significativa la producción. Cuando le toca «decrepitar» (entiéndase reemplazar) a una granja, otras suplen el faltante.

En la provincia hay tres unidades ponedoras que están en habilitación sanitaria y a una le toca el reemplazamiento.

Según Martha Beltrán, la producción del territorio asciende a 331 000 unidades diarias, muy por debajo del estimado ideal, que es de 412 000. Para finales del mes en curso pretenden acercarse a los 400 000, cifra que no permitiría cumplir lo concebido, pero sí ofrecería un horizonte más favorable para estabilizar la producción en marzo, anhelo que debe concretarse si la avicultura santiaguera supera los índices productivos de 2013.

Mientras estos son los derroteros de este producto en Santiago de Cuba, la joven Mariam, esperanzada en que encontrará lo que busca, seguirá viajando hasta donde le digan: ¡Sacaron huevos!

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s