Lo veo todavía

LUCÍA MONTES DE OCA FUSTE

 

Recibe Santiago de Cuba al Presidente Hugo Chàvez y a Raùl Castro.Trato de recordar cuándo fue la primera vez que lo vi, pero su rostro se dispersa en mi cabeza como migajas de pan en plena tempestad, aunque llega a mi mente su imagen de hombre de pueblo, con esa mezcla peculiar de indio y negro.

Intento buscarlo de otra manera y me remonto a su visita a Santiago de Cuba, cuando lo tuve lo mas cerca de mí que pude. Fue uno de esos días que marcaron mi historia personal, que matizaron mi joven vida, hasta ese amanecer carente de hombres inmortales.

Luego paso revista a mi habitación. Miro detrás de la puerta y allí está, inmóvil en un papel; en la cama, Chávez Nuestro y El Encuentro, libros de los periodistas cubanos Rosa Miriam Elizalde y Luis Báez y en el closet, colecciones tres pullovers, uno naranja, uno azul y otro negro con su imagen. También tengo una calcomanía, un bolígrafo y un vaso.

Mientras hojeo el primero de los libros, descubro unas cartas a sus hijas, escritas desde la cárcel, luego de ser arrestado en 1992 y que demuestran el gran amor que hacia ellas sentía:

Caracas, 14 de febrero de 1992

¡¡Hola, corazón de Papá!! Quiero que sepas que día y noche te llevo en mi pecho y en mi mente.

Cárcel de Yare, 14 de noviembre 1993

Rosa Virginia, Querida hija:

“Nuevamente me impiden verte, amor. Pero como te llevo en cada latido de mi corazón, te siento conmigo aun en mis sueños”.

Y lo sigo revisando mientras trato de recordar cuando fue la primera vez que lo vi. Ahora encontré a Chávez niño, adolescente, joven, mucho antes de entrar a la vida política, cuando amaba la pintura, el béisbol y quería ser como el famoso pelotero apodado el Látigo Chávez.

Ahora hallé otra anécdota, es del 11 de abril de 2002. De ese día recuerda que lo que más le dolió del Golpe de Estado fue “sin duda alguna: los inocentes que cayeron frente a este Palacio, abatidos por los francotiradores contrarrevolucionarios”.

Esas palabras, traen a mi mente nuevas imágenes. Las de un hombre desprendido de la vida y de todo lo material, pero fuertemente ligado a sus raíces y a sus convicciones.

Ahora lo recuerdo emocionado en sus alocuciones o saludando a su pueblo. Lo veo cantando como ningún otro, o diciendo esa frase inolvidable de: How are you Fidel?

Se me hace difícil recordar cuándo fue la primera vez que lo vi. Aunque siempre he estado ligada a él en sentimientos. Tengo un recuerdo cercano, estaba junto a mi mamá en la sala de mi casa hablando de cualquier tema cuando me sorprendió aquella injusta noticia.

Recuerdo que mirábamos Telesur, apareció Nicolás Maduro, traía la muerte en el rostro, no era siquiera necesario el anuncio fatal. Yo no prestaba atención, me descubrí llorando de pronto, mientras repetía ¡Ay mami!, y no perdía las esperanzas de que ese cintillo que se ve al final de la pantalla estuviera equivocado. Maldije aquella tarde mustia.

Chávez padecía una enfermedad mortal. Eso no era secreto para nadie, y él nunca lo negó.

Ahora que lo pienso bien, yo lo recuerdo de muchas maneras. Puede que no esté segura, a ciencia cierta, cuándo fue la primera vez que lo vi, pero si le puedo decir cual de ellas fue la que más me impactó. Era de noche, estaba reunido con el alto mando venezolano y a su lado estaba Maduro.

Fue la última vez que lo vi. Chávez anunciaba que debía volver a La Habana a someterse a una nueva operación, y que si por cualquier circunstancia no podía asumir la presidencia de Venezuela, votaran por Maduro.

Sí. Esa fue la ultima vez que lo vi, porque luego me negué a saberlo enfermo, a sentir que podía partir en cualquier momento. Por eso un año se ha ido volando, porque Chávez no murió, sino que nació en el pueblo y en los corazones de millones de personas en todo el mundo.

Quizás por eso no recuerdo la primera vez que lo vi, tal vez porque cada vez que quiero, lo veo todavía.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s