En las maletas… un puñado de Cuba

Yamilé C. Mateo Arañó

aeropuertoPasaporte y pasaje a mano, el corazón de tanto latir parece romper la ropa, el nudo en la garganta a punto de explotar como lágrimas, la incertidumbre de un mañana desconocido, aunque siempre con la esperanza de que sea mejor, la despedida y esa frase de Voltaire que se acopla al momento de que “partir es morir un poco”, la familia llora. Espera volver pronto; mientras tanto, lleva en las maletas un puñado de Cuba…

La emigración cubana ha sido marcada, como la de ningún otro país por mitos y estigmas. Aunque ha sido signada indiscutiblemente por factores políticos, económicos o sociales, cada época a marcado sus diferencias, la actual es una de estas.

El principal país receptor es Estados Unidos, de hecho en un censo de población realizado en el 2000 en este país arrojó que más de 1.200.000 personas de origen cubano, población aproximada a la de Santiago de Cuba, la segunda más poblada en esta nación.

La cercanía geográfica, las tradiciones en el flujo migratorio, los vínculos económicos y políticos entre ambos países en contextos concretos, el funcionamiento de redes sociales y de parentesco, y las dinámicas transnacionales con huellas económicas y culturales, son algunas de las condiciones que favorecen esta migración.

Además se debe tomar en cuenta los incentivos que tienen los cubanos para emigrar. La Ley de Ajuste les otorga automáticamente permiso de residencia y de trabajo a cualquiera de estos que ponga un pie en el territorio de EEUU.

Como si no fuera suficiente existe un acuerdo bilateral en el que Washington se compromete con La Habana a entregar no menos de 20 mil visas anuales a los ciudadanos que quieran salir de Cuba de forma definitiva.

Sin embargo, siguen surgiendo nuevos programas para “atraer” cubanos: desde el 2006 los médicos de la isla que abandonen las misiones humanitarias en terceros países tienen prioridad para la obtención de visados en los consulados norteamericanos.

Lo paradójico es que en el mismo año 2006 Washington expulsaba de su territorio a 900 mil extranjeros, más de la mitad de ellos mexicanos, según revela una investigación de la Federación Internacional de Derechos Humanos.

No es de extrañar entonces, que en México las mafias traficantes de personas falsifiquen los documentos cubanos para vendérselos a emigrantes de otros países, según refiere el periodista uruguayo Fernando Rasverg, en su blog Cartas desde Cuba.

Evidentemente, ese interés insólito a favor de que aumente la inmigración a los EE.UU. tiene un contenido político, sin embargo no somos de los que más “se van” en un informe de la Comisión Económica Para América Latina, CEPAL, ubica a Cuba con un 8,7% de emigración (alrededor de 1 millón de personas de 12 millones que tiene su población) muy por debajo de la media de su región, el Caribe, donde en algunas de las islas vecinas el 20% de la población abandonó el país.

Otras naciones latinoamericanas superan también la emigración cubana, El Salvador tiene un 14,5%, Nicaragua un 9,6%, México 9,4% -lo que significa varios millones de mexicanos dada su población- y República Dominicana alcanza un 9,3%.

El rostro de los que dijeron adiós

Las características de los emigrantes cubanos han variado en el tiempo. Existe un aumento de la participación de mujeres y jóvenes como protagonistas de las migraciones. Datos estadísticos que ofrece el sitio cubacontemporánea afirma que justamente, esa feminización de las migraciones va más allá del incremento de la cantidad de migrantes, pues entraña su participación de manera sistemática, rompiendo la tendencia tradicional de que quienes salían principalmente eran hombres.

Por ejemplo, las cifras indican que desde el 2005 al 2010 alrededor de 4000 mujeres de 20 a 29 años salieron del país y otras más de 3500 de 30 a 35 años, mientras que las que relacionan a los emigrantes masculinos son inferiores.

Emigran personas jóvenes, que salen de la población económicamente activa de Cuba, reduciendo el reemplazo de fuerza de trabajo.

Agrega también esta página que quienes parten tienen, por regla general, un alto nivel de instrucción; sobresale la escolaridad media y media superior, mientras que los universitarios predominan en los abandonos de misión y las negativas de regreso, así como en el Programa Sorteo/Lotería por el Acuerdo Migratorio entre Estados Unidos y Cuba.

En el caso de las salidas ilegales, los niveles escolares de sus participantes son inferiores a los de quienes participan en las otras formas y vías de emigración, se señala en un trabajo titulado Posibles tendencias de la emigración desde Cuba entre 2008 –2009, publicado en 2007en otro sitio. Se le ha llamado “fuga de cerebros o talentos” a la salida de capital humano altamente cualificado. En ese caso, los emigrantes buscan oportunidades profesionales en el exterior y los países de destino adquieren sujetos con elevada formación.

Según el color de la piel, la emigración cubana definitiva hacia el exterior es predominantemente blanca, y la presencia de personas mestizas y negras tiende a prevalecer en las emigraciones temporales y fuera de Estados Unidos, lo cual está asociado a patrones de selectividad establecidos por los países de recepción.

La búsqueda de mejorías económicas, la aspiración a encontrar contratos laborales que proporcionan mayores ingresos y la reunificación con familiares residentes en el exterior son algunas de las principales motivaciones para irse de Cuba. También se desea acceder a nuevas oportunidades de estudio a partir de becas académicas y conocer países con culturas diferentes.

Más recientemente, a partir de 2010, con el desarrollo del trabajo por cuenta propia, hay quienes salen con el interés de participar desde el exterior en el desarrollo de prácticas privadas en Cuba, mediante el envío de remesas. Así mejoran su condición económica y favorecen la de sus familiares.

Existen otros que emigran con carácter temporal y de manera frecuente, viven en condición de circularidad, en un “ir y venir” en el que se comparte el tiempo de estancia entre Cuba y el país, o los países, que se visitan.

La voz de los que se despiden

Un buen amigo en forma de jarana siempre me dice que si uno levanta una piedra en cualquier parte del mundo, puede salir un cubano.

Y es que muchos son los países receptores de los emigrantes de esta nación que salen buscando mayores ingresos para ayudar a los suyos. Una de ellas es Lizi, de 22 años, nacida en un municipio santiaguero y graduada de Ciencias Informáticas, se casó con un panameño que vino a estudiar Medicina y decidió irse con él a vivir a su país, porque “con mi preparación académica puedo encontrar algún trabajo en el que me paguen bien y así ayudar a mi familia. Yo hubiese querido criar a mis hijos en mi tierra, cerca de los míos, quizás algún día si tengo suerte financieramente, pueda realizar este sueño.”

Manuel era profesor universitario en esta ciudad y se le presentó la oportunidad de realizar una maestría en España, luego de culminarla decidió no regresar “Cuando estaba allí me hicieron una propuesta de trabajo en el que me iban a pagar muy bien, lo pensé mucho porque eso implicaba dejar a mi niña aquí, pero lo hice con la esperanza de tenerla algún día a mi lado y de recuperar el tiempo perdido”.

Yisel recién terminaba el pre universitario cuando salió con su mamá y hermano por las facilidades del Programa del Sorteo que ofrece Estados Unidos a los de este país. “Ser un cubano – norteamericano es ser un emigrante con privilegios, todos es política pero lo cierto es que te ubican para que no pases las mismas necesidades que otros que provienen de diversos países latinoamericanos.

“Nosotros no salimos por estar en desacuerdo con el sistema como quieren hacer creer sino buscando mejores condiciones económicas, mi hermano y mi mamá son universitarios y trabajan en lugares a fines con sus profesiones, yo estoy estudiando para asegurar mi futuro también”.

Alfredo Pérez, joven que fue reclamado por su hermana con residencia americana, habla de sus experiencias luego de cinco años fuera del país: “Al principio me fue difícil acostumbrarme a un mundo totalmente nuevo en todos los sentidos . Hay que vivirlo para entenderlo. El idioma, la cultura. A veces me siento con un vacío inmenso, porque el emigrante deja todo atrás, sus raíces, su tierra, sus amigos y su familia. Es muy doloroso pero uno siempre espera prosperar para que esos que quedaron atrás también lo hagan. Cuando uno se adentra en las redes sociales en internet existe un sustantivo común que une a los que están en otras latitudes, la nostalgia. Todos hablan de la añoranza por su barrio, sus paisajes, sus hogares, en fin que en cada uno se ha quedado un pedazo de Cuba.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a En las maletas… un puñado de Cuba

  1. Anónimo dijo:

    Muy bueno, Yamilé… Felicitaciones y un beso.

  2. Angel del Toro Fonseca dijo:

    Un fenomeno mundial ha sido tomado por los enemigos de Cuba para dilapidar su historia. Yamilé: has hecho un excelente análisis. Esa es la realidad, como realidad es también que los tiempos han cambiado de manera tal que los que no optamos por la emigración, ya no vemos como enemigos a quienes lo hacen por motivos de crecimiento humano, profesional o laboral.

  3. Af Ehad dijo:

    Buen post, pero tienes que afinar con la ortografía: “cada época a marcado…” en vez de “cada época ha marcado…” y “lugares a fines” en vez de “lugares afines”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s