Renace la esperanza por donde Sandy tocó tierra

Luis Ángel Rondón Álvarez

viviendas_santiago_de_cubaA unos 300 metros de la playa de Mar Verde, por donde tocara tierra el demoledor huracán Sandy en la madrugada del 25 de octubre del 2012, se levanta un asentamiento de viviendas que beneficiará a los pobladores del consejo popular Agüero-Mar Verde damnificados por el meteoro.

Allí, como en otros tantos lugares de la geografía santiaguera, es bien recibido el ruido que ocasionan las máquinas y los cientos de trabajadores de la Empresa de Mantenimiento Constructivo, la Agricultura, el MICONS de Las Tunas y el contingente guantanamero Emilio Daudinot.

El palpitar constructivo que envuelve a la zona desde el pasado 17 de julio, resulta esperanzador para las familias que perdieron sus casas hace ya más de dos años y aún se hallan viviendo en albergues.

“Para este año teníamos previsto las labores de inicio y desarrollo, por lo que empezamos haciendo facilidades temporales y algunas cimentaciones, pero debido al rápido avance del trabajo y a la necesidad de restituirle a cada familia su hogar lo más pronto posible, decidimos terminar para el 31 de diciembre 56 de las 250 viviendas a ejecutar”, manifestó a Sierra Maestra el jefe de obra Raúl Gata Alvarado.

El nuevo asentamiento forma parte del ambicioso programa constructivo del territorio, el cual prevé edificar en poco menos de una década más 29 000 domicilios para reponer los 15 889 que el fenómeno climatológico derrumbó totalmente y eliminar los cerca de 73 barrios insalubres existentes en la ciudad.

Casas confortables y anticiclones

“En la obra se utiliza el sistema constructivo Sandino, que requiere normalmente de 101 paneles y 21 columnas prefabricadas por nivel, pero teniendo en cuenta la experiencia de Sandy y la sismicidad del área, se ha adoptado una variante reforzada,” explica la Contratista, Ing. Zoe Martínez de Santelices.

“Ahora –prosigue- las viviendas se están cimentando sobre balsas, las paredes son combinadas de bloques y prefabricado, las cubiertas de entrepiso y exteriores son de Polymac, un material ligero que resiste los movimientos telúricos, y se le han adicionado al diseño original 14 columnas de cerramento con 8 barras de acero.”

De acuerdo a las precisiones realizadas por el ingeniero Raúl Gata, las moradas serán de dos niveles con dos y tres habitaciones, pisos de concreto pulido, mesetas de granito con parte de la pared enchapada, al igual que la poceta del baño.

De materiales, compromisos y cooperación

Según la información recopilada a pie de obra, en estos momentos más de la mitad de las 56 viviendas que deben entregarse para fin de mes pasan de la fase de estructura, varias están en el segundo nivel y cinco se encuentran en terminación.

El obrero Giovanis Ramírez Deronsele, señala que aunque la atención al hombre pudiera ser mejor, todos los trabajadores están enfocados en cumplir con el compromiso asumido y para eso laboran sábados y domingos y resisten cada jornada lo mismo el intenso sol del día que el sereno de la madrugada.

Pero asegura que aunque prácticamente el 85% de los materiales están a la mano al iniciarse cada tarea, hoy lo que más le preocupa es el vertimiento del hormigón, causante de las mayores demoras en los trabajos.

Una inquietud que también comparte la Contratista, quien explica que casi siempre se sirve menos mezcla de la que se solicita a Prefabricado Santiago y eso retrasa la terminación de las viviendas, porque si para fundir una placa no se tienen los 23 m³ necesarios, dicha actividad debe postergarse.

“Cuando esto sucede lo que hacemos -refiere- es tirar el hormigón en columnas, cerramentos, balsas y escaleras, para ir adelantando otras cosas y no atentar contra la calidad de las estructuras de la obra.”

No obstante más allá de los obstáculos que puedan presentarse en el camino, lo cierto es que en el sitio por donde Sandy tocó tierra renace la esperanza, pues quienes lo perdieron todo aquella fatídica noche, ven cada vez más cerca la posibilidad de tener un nuevo hogar.

A ese fin contribuyen cientos de manos hermanas, como las de Francisco Portorreal Luna, operador de topador frontal, que forma parte de los 24 guantanameros del contingente Emilio Daudinot que desde abril se encargan aquí del movimiento de tierra y no tienen fecha de regreso a su provincia pues todavía deben hacer nuevas terrazas en la localidad del Carmen –también en la Carretera Granma- y en Contramaestre.

En Santiago los trabajos de construcción no se detienen porque la situación del fondo habitacional no admite pausas, por eso decenas de asentamientos poblacionales como el que se erige en las cercanías de playa Mar Verde continuarán surgiendo en distintos puntos de la provincia.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s