La universidad, una primera vez y para siempre

CIMG7942

Carmen Amaya Sierra García

La llegada del 17 de noviembre constituye una fecha que simboliza el heroísmo y la resistencia de los jóvenes que en el clamor por la paz y la seguridad, invadieron las calles de Praga en 1939. Es también una ocasión propicia, para reflexionar sobre una de las etapas recordadas con mayor agrado: el paso por la universidad

Ser un estudiante universitario en Cuba, implica, en esencia, un compromiso con su tiempo, con el momento que les tocó vivir. La FEU toca las entrañas de cada uno de sus miembros, para convertirse en una de las principales causantes de sus experiencias positivas.

En Cuba, luego de 76 años del acontecimiento, el Día del Estudiante transcurre sin violencia, y con la plena confianza hacia nuestro sistema socialista, donde la educación es un derecho conquistado, a lo cual ha contribuido con su accionar, la organización líder. “La FEU ha sido parte de mi currículum, ser dirigente me ha ayudado a prepararme mucho”, así comentó a Sierra Maestra la alumna Yisneiki Guillot, para quien la universidad es una primera vez y para siempre.

Cada contexto histórico-social tiene sus particularidades sin embargo, existe una regla general; en todo el orbe y en disímiles épocas, los estudiantes han sido protagonistas de las mayores transformaciones de las sociedades. Es por esto que en medio de las actividades que se realizaron para rememorar la fecha en la Universidad de Oriente, la Dra.C Dania del Toro Álvarez, Decana de la Facultad de Ingeniería Química y Agronomía expresó que “esta nueva generación, como las anteriores tiene características propias, y aunque su etapa de estudiante no fue tan diferente a la que se está viviendo, la dirección durante el período estudiantil le permitió adquirir experiencias, ejercer y entender a la juventud de estos tiempos”.

“La universidad te cambia de una manera increíble, siempre y cuando se tenga conciencia de que no venimos únicamente a dedicarnos a las actividades docentes sino también a realizar actividades extensionistas”, declaró Abel Oliva, estudiante de 5to año de Ingeniería Química.

Amistades, curiosidad insaciable, amores, búsqueda constante del conocimiento y el espíritu rebelde son partes indisolubles del periodo estudiantil, que marca, sin dudas, un antes y un después en nuestras vidas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s