EL LEGADO DE UNA VISITA HISTÓRICA

MARÍA JULIA ALONSO

El 17 de diciembre de 2014 marcó un antes y un después en las relaciones Cuba- Estados Unidos. Desde esa fecha un grupo de acontecimientos y cambios paulatinos han mejorado las relaciones entre ambas naciones, sin dejar a un lado las marcadas diferencias de antaño arraigadas.

Este 20 de marzo inició la visita oficial del mandatario norteamericano al archipiélago donde tuvo dos días de intensas y variadas actividades.

Barack H. Obama, acompañado por su esposa Mi­che­lle; sus dos hijas, Malia y Sasha, y su suegra, así como por miembros de su gabinete, y congresistas republicanos y demócratas, arribaron al aeropuerto Internacional José Martí en horas de la tarde del pasado domingo.

Fueron re­cibidos por el canciller cubano Bru­no Rodríguez Parrilla, el embajador cubano en Estados Uni­dos José Ra­món Cabañas y el en­cargado de ne­gocios de la embajada de Estados Unidos en la Isla Jeffrey De­ Lau­rentis, entre otras personalidades.

Luego, junto a sus familiares y la delegación acompañante, guiados por Eusebio Leal Spengler, Histo­riador de la Ciudad, visitaron sitios de interés cultural del Centro Histórico de La Habana Vie­ja, declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Orga­ni­zación de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura en 1982.

Como visita inicial llegaron a la Plaza de Armas, primera de las creadas en la villa de San Cris­­tóbal de La Habana en el año 1519, y donde el Presidente admiró el monumento al Padre de la Patria Carlos Manuel de Céspedes, obra del artista cubano Sergio López Mesa.

Además visitaron el otrora Palacio de los Capitanes Generales, actual Museo de la Ciudad, sitio en el que la comitiva se detuvo ante el cuadro con la imagen de Abraham Lincoln, décimo sexto presidente de Estados Unidos.

Asimismo en la Catedral de La Habana saludaron a las personas congregadas en la Plaza y fueron recibidos por el cardenal Jaime Ortega Alamino, Arzobispo de la Arquidiócesis habanera.

El cuadragésimo cuarto presidente de Estados Unidos durante su segundo día de estancia en la Isla se reunió con el presidente de los Consejos de Estado y de Mi­nistros, General de Ejército Raúl Cas­­tro Ruz, en el Pa­lacio de la Re­vo­lución y rindió homenaje al Héroe Nacional José Martí en el Memorial.

Durante la última jornada en la nación antillana, el dignatario estadounidense ofreció un discurso en el Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso y participó en dos innings del partido de béisbol entre el Tampa Bay Rays de las Gran­­­des Ligas de Estados Unidos y la selección nacional de Cu­ba, en el es­tadio Latinoamericano.

Obama, en su discurso, agradeció la cálida acogida que el gobierno y el pueblo cubanos le dieran tanto a él como a sus familiares y demás visitantes.

Hizo referencia al poema “Cultivo una rosa blanca” de José Martí, como una ofrenda por la amistad y la paz tanto a amigos como enemigos. “Hoy, como Presidente de Estados Unidos de América yo le ofrezco al pueblo cubano el saludo de paz”, dijo.

Reconoció que a pesar de la cercanía de Cuba y Estados Unidos “para llegar hasta aquí tuvimos que recorrer una larga distancia, por encima de barreras históricas, ideológicas, de dolor y separación”.

“…las diferencias entre nuestros Gobiernos al cabo de tantos años son reales, y son importantes (…) pero antes tenemos que reconocer cuántas cosas compartimos porque en muchas formas, Estados Unidos y Cuba son como dos hermanos que han estado distanciados por muchos años…”

“Creo en el pueblo cubano. Creo en el pueblo cubano. Esto no es sólo una política de normalización de las relaciones con el Gobierno cubano. Estados Unidos de América está normalizando sus relaciones con el pueblo cubano.”

Desde La Habana, el presidente de los Estados Unidos volvió a solicitar al Congreso de su país que levante el bloqueo contra Cuba y lo calificó como una “carga obsoleta sobre el pueblo cubano”.

Las relaciones realmente pueden consolidarse cada día más, siempre y cuando se nos respeten nuestros intereses y los asuntos internos de Cuba.

Agradecemos a Obama por su visita y sobre todo por sus palabras al decir que no quiere ser nuestro enemigo ni intentar cambiar el sistema económico y político de Cuba.

Ya los primeros pasos en materia de consolidación y restablecimiento de las relaciones están dados. Quedaría poner fin al bloqueo económico y entregar la Base Naval de Guantánamo. Lo otro sería un respeto absoluto y eterno entre ambos países y sus respectivos gobiernos y políticas.

Con esta importante visita, el mandatario estadounidense Barack Oba­­­­­­ma se convirtió en el primer presidente que visitara Cuba en casi 90 años, antecedido por Calvin Coolidge en enero de 1928 cuando asistió a la VI Conferencia Pa­na­me­ricana.

A 15 meses del anuncio del proceso de restablecimiento de las relaciones entre Cuba y Estados Uni­dos, Obama visitó este país que enarbola las banderas de la paz, la solidaridad internacional y la resistencia ante las adversidades y el injusto bloqueo. Conoció a la gente de un pueblo que orgulloso de su historia y sus raíces no claudica ante las carencias, sino que defiende su identidad nacional a sabiendas de un futuro mejor.

Confiemos en que como dijera el mandatario norteamericano: “Ha llegado el momento de que miremos juntos hacia el futuro, un futuro de esperanza”.homenaje_a_martí_obama obama-teatro2 obama-teatro2

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s