Cuba se añora… ¡Y cómo se extraña!

Nalena Jares Rivero

fin-de-anno-cubaEl mundo se viste de colores, de adornos navideños con luces, arbolitos de todos los tamaños, renos que tiran del trineo de Papá Noel, hasta la naturaleza conspira con la existencia en esta época de las flores de Pascuas.

La gente también se disfraza con sus mejores sentimientos y auguran buena suerte para el año venidero, deseando además una feliz Navidad.

Las redes sociales se atiborran de mensajes, post, carteles; es toda una colección navideña por denominarla de algún modo. Mensajes de unos hacia otros, diálogos compartidos; todo amor y buenos deseos.

Hace unos días se me ocurrió preguntar en Facebook cómo se sienten estos días lejos de Cuba y de su gente. Los criterios redundan en los mismos sentimientos: la tristeza y la añoranza.

Con matices diferentes cada cual fue exponiendo su opinión. Algunos están lejos por cuestiones de trabajo o estudios; otros porque han decidido vivir en otro país aun cuando añoran y extrañan su terruño a pesar, incluso, de diferencias de ideología y hasta de políticas.

Rosalba Leyva dice: “(…) tal vez no es hasta que estás lejos de tu tierra, de tus vecinos, de tu familia que te das cuenta cuán importante es ese momento. (…) uno extraña el cuento que hacía alguien y no te daba risa, pero en ese momento es lo más gracioso que recuerdas.”

Eduardo Gallardo: “Muy doloroso pasarlo fuera de su tierra y de sus seres queridos. Es muy fuerte”.

Jorge Luis Vázquez: Nada se compara a un fin de año en nuestra tierra. Aunque tengas en otro lugar todo lo material necesario nada es igual a ese compartir con tu gente sencilla y sincera donde nadie mira que ropa se compró (…). Ese puerco en púa jamás sabe mejor que en cubita. Pero lo que más me duele a mi es no poder llenar mis oidos, ya dañados por cierto, con ese bullicio de cuadra donde cada voz te es conocida…”.

Dayi López: “Como duele no sentir el calor de tu tierra y de los tuyos, es dificil de verdad”.

Susy de Cuba Torres: “…es muy triste estar lejos de los tuyos en estos momentos en que la mayoría de las familias están juntas porque añoras (me imagino que por el aire a familiaridad que se respira) a los que están lejos, a los que ya no están, a esos que quisieras que estuviesen… en fin, los sentimientos están a flor de piel… nada que si no podemos estar con la familia sólo imaginemos q pronto estaremos juntos y eso compensará un poco…”.

Yaneiris Castro Duran: “Aunque no hayas tenido la costumbre de celebrar mucho en tu tierra, la satisfacción de estar cerca de los tuyos y disfrutar en familia, así sea lo más simple, no tiene precio. Te lo puedo asegurar”.

Rosario Blanco: “No sé cómo explicarlo. Es un dolor que se convierte en angustia y que hace que a algunos detestemos la Navidad. Para los que vivimos lejos la Navidad tiene un sabor amargo (…). Sobra comida, a veces mucha comida, pero falta ese cariño, ese abrazo, ese olor a café a ron cubano, a la cama de toda la vida…. siempre falta una parte de nuestro corazón, una parte de nuestra alma rota, separada por agua, montañas y cientos, miles de kilómetros”.

Niurka antiesteban Villalón: “¡Triste! son fechas de reunión familiar y te das cuenta de que son momentos que pierdes y no vuelves a recuperar. A veces tienes suerte y puedes llamar por lo menos para escuchar la voz de seres queridos pero muchas no cae y pasa la hora cero con aquella apretazón en el pecho”.

Kiki D Vieira: “Es muy pero muy triste, se siente mucha nostalgia. Se extraña mucho a la familia, a los amigos y hasta a los vecinos a quienes a las 12 uno sale a darles él feliz año a todos. Y ni hablar del plato clásico de fin de año que es una delicia”.

Adrián Pérez: “Es triste no pasarlo en la tierra de uno; no importa cuán bien uno pueda estar del otro lado del charco…siempre está la añoranza de tu lugar, familiares, amigos, costumbres podemos lograr festejarlo lo más parecido a como sería en Cuba, pero así será…´parecido´”.

Ana CN Rissell: “Son días, momentos, que para mí no tienen excusas para sobresentir lo que es estar cerca de los suyos. Ese beso, ese abrazo, esa sonrisa y buena vibra que uno con otros desprenden en esa media noche, esa puerta que el vecino toca para solo decir “Feliz Año Nuevo”(…) es demasiado lo que siento y no puedo expresar(…) Fechas de ansiedad, de sentimientos encontrados, de pensamientos revueltos…”.

Yoanna Troche del Toro: Para mí la noche buena, navidad, fin de año, día de los reyes y todas estas festividades me llenan de inmensa tristeza…no sabría por dónde comenzar a describirte la sensación de ansias y depresión que ello arrastra…recuerdos de mi niñez preciosa con mis padres maravillosos, mi casa, la música, los gritos de mi cotorra mezclados a los de los vendedores ambulantes, los perros que ladran y el ajetreo por los preparativos del puerco, ese olor de mi tierra, el afecto de los que amo…todo aquello que una vez me dio fastidio ahora me falta y se me aprieta el pecho de tanto dolor(…) por eso este año en mi casa me revelé y no habrá ni arbolito ni luces ni nada que me recuerde que lo más importante de mi vida es lo que me falta porque la felicidad no está en nada material”.

Julio César Hechavarría Cisneros: “Es duro no estar al lado de familiares, viejas amistades y de la tierra y costumbres donde perteneciste tantos años(…). Como dice la canción CUBA SE EXTRAÑA AUNQUE UNO VIVA EN MADRID O EN ESPAÑA”.

MatildeyGuido Garrido: “Para nosotros, igual que hacíamos en Cuba puerco, congrí y yuca, y esperando el festejo del nacimiento de nuestro Señor. Extraño mi gente, mi familia pero ellos también la celebran y eso me satisface…”

Alides Osorio Montero: “Se siente un vacío inmenso. Esta será la quinta navidad que pase lejos de los míos, a pesar que es por motivos de trabajo y cumpliendo con mi deber es una sensación de que algo te falta, y ni decir del día 31 a las 12 de la noche… muchos fuegos artificiales, todo hermoso pero nada que ver”.

Estos son comentarios relacionados. La gente añora su pedacito; unos con más intensidad que otros, pero muchos disfrutarían hasta el grito del vecino que un día aborrecieron o el trago del ron que nunca prefirieron.

Hoy, casi despidiendo el año no nos queda más que el recuerdo por lo nuestro, por nuestras raíces, por esas que no se desentierran a pesar de la distancia, a pesar del tiempo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s