“Irma” y la capacidad de los cubanos

Olga Thaureaux Puertas

Santiago de Cuba pasa a la normalidad

Siempre supimos, por los pronósticos del Instituto de Meteorología de Cuba y luego las notas de la Defensa Civil, que aunque el ojo del huracán Irma no tocara tierra cubana, las afectaciones iban a ser cuantiosas.

Y así fue,  con su fuerza destructora, nos golpeó  por más de 72 horas, desde la mañana del viernes 8 de septiembre hasta la tarde del domingo. Según reportes los vientos en ocasiones  sobrepasaron  los 250 kilómetros por hora y recorrió el norte de Cuba, desde Baracoa hasta las inmediaciones de Cárdenas. Precisamente por ser calificado por los especialistas como el mayor huracán formado en el Atlántico, casi todas las provincias, sintieron sus efectos.

Preliminarmente los daños son cuantiosos en las viviendas, en el sistema electroenergético nacional, la agricultura y los polos turísticos, sobre los cuales dijo recientemente Raúl Castro que: “Serán recupe­rados antes del inicio de la temporada alta. Contamos para ello con los recursos humanos y materiales requeridos, por constituir una de las principales fuentes de ingreso de la economía nacional”.

A diferencia de cuando Sandy y Matthew, en que los daños estaban localizados, fundamentalmente en Santiago de Cuba y Guantánamo, ahora, reitero, es casi toda Cuba, eso nos obliga a  obrar con inteligencia, disciplina y mucho control de los recursos.

Sobre esta etapa recuperativa ha dicho Raúl Castro: “En estas difíciles circunstancias ha primado la unidad de los cubanos, la solidaridad entre los vecinos, la disciplina ante las orientaciones emitidas por el Estado Mayor Nacional de la Defensa Civil y los Consejos de Defensa a todos los niveles, la profesionalidad de los especialistas del Instituto de Meteorología, la inmediatez de nuestros medios de comunicación y sus periodistas, el apoyo de las organizaciones de masas, así como la cohesión de los órganos de dirección del Consejo de Defensa Nacional. Mención especial para todas nuestras mujeres, incluyendo las dirigentes del Partido y el Gobierno, que con aplomo y madurez dirigieron y enfrentaron la dura situación”.

Sin duda, las jornadas que ya vive toda Cuba son de mucho trabajo, ocasión en que una vez más los cubanos demostramos la solidaridad entre las provincias, en el barrio, en el centro de trabajo, pero también “la fortaleza  y la confianza indestructible en su Revolución. No es tiempo para lamentarnos, sino para volver a construir lo que los vientos del huracán Irma intentaron desaparecer.”

Ya lo han dicho muchos de los afectados y lo ratificó Raúl: “la Revolución no dejará a nadie desamparado y desde ya se toman medidas para que ninguna familia cubana quede abandonada a su suerte”, de eso todos tenemos la certeza, y mucho más reciente los santiagueros y los guantanameros, quienes no olvidamos ni a Sandy ni a Matthew.

En verdad fueron horas muy muy difíciles, pero lo más importante es la vida. A pesar de las dificultades los cubanos responderemos al llamado de nuestro presidente Raúl Castro: “Enfrentemos la recuperación con el ejemplo del Comandante en Jefe de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz, quien con su permanente fe en la victoria y férrea voluntad nos enseñó que no existen imposibles. En estas difíciles horas, su legado nos hace fuerte y nos une.”

No tengo duda de que así será, y poco a poco, Cuba se recuperará de este nuevo golpe de la naturaleza.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s