El faro que ilumina y guía

Yamilé Mateo Arañó y Nalena Jares Rivero

 

El faro santiaguero no figura entre los más bellos del mundo, ni entre los más antiguos, no que va, imagínese que en la Coruña, en España, existe el más viejo, su construcción data del siglo I, se le llama el faro de Hércules y lo más increíble es que aún funciona.

El de esta ciudad, el nuestro, el santiaguero, no es tan esplendoroso, pero su luz sigue siendo la guía en la oscuridad inmensa del Mar Caribe. Y desde lo alto, muy cerca del Castillo del Morro, ha observado  durante dos siglos las aguas que rodean a la ciudad.

El faro iluminó el camino durante siglos a las embarcaciones que llegaban al puerto, que como tiene una entrada tan estrecha, tenían que realizar miles de maniobras para atracar. Lo que más llena de orgullo, es que sin ser ostentosa su estructura, este faro no ha abandonado jamás al navegante que viene o sale de estas tierras, ¡nunca se han reportado naufragios en las aguas cercanas! ¿Increíble verdad?

Su luz se ha mantenido prendida durante siglos con combustibles inimaginables. Desde su construcción hubo ocasiones en las que se usó aceite de ballena, de oliva o de coco, todo con el firme propósito de no apagar el resplandor del faro que ilumina y guía a los navegantes en las profundas aguas que rodean a esta caribeña ciudad.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.